dermatitis-atopica-en-ninos
Enfermedades de la Piel

Dermatitis atópica en Niños

La dermatitis en niños mejor conocida como eccema o eczema atópico, es una de las condiciones de piel más comunes en menores, con un índice de 10-20% de afectados mundialmente.

Se desconoce la causa directa de esta condición de piel, pero suele provenir de una serie de factores hereditarios y externos que ocasionan la erupción e irritación en la piel y activan las células de la inmunoglobulina, que pueden llegar a descontrolarse.

Síntomas de la dermatitis en niños:

En los bebés los primeros síntomas pueden aparecer a partir de los 2 o 3 meses de edad. Usualmente toma la forma de una erupción en la piel que se ve y se siente como seca y descamada, además de provocar picazón. La piel ya infectada puede empezar a segregar “pus”.  Las zonas más comunes para que aparezca una dermatitis, son la cara (en especial las mejillas), el cuero cabelludo, las rodillas y los codos. En zonas húmedas como la del pañal, es muy poco probable que aparezca la dermatitis.

También se pueden presentar en niños de más edad. En este caso la piel puede llegar a engrosarse, abultarse y endurecerse (debido a la madurez de la piel) y el eczema en sí puede formarse en zonas como los pliegues de los codos, las rodillas, el cuello, las muñecas y los tobillos.

También pueden salir en zonas de fricción como las nalgas y las piernas. Dependiendo del tono de piel y el tipo, se pueden formar en las pantorrillas, la parte delantera de los tobillos, la punta del codo o la parte delantera de las rodillas.

¿Cómo prevenir la dermatitis en niños?.

La higiene es la mejor manera de prevenir la aparición de esta patología:

  • Se debe lavar la piel del bebé con productos suaves y sin fricción excesiva, ya que todavía están desarrollando la piel.
  • La hidratación constante también es clave. No es necesario bañar al bebé tan seguido, ya que también se puede limpiar la piel con toallitas húmedas para poder refrescar. Los baños de más de cinco minutos y de temperaturas elevadas pueden tener efectos adversos y producir la dermatitis.
  • Usar una crema hidratante especializada puede hacer maravillas para mantener la dermatitis lejos.
  • Evitar contacto con sustancias irritantes como ropa sintética, uso inadecuado de detergentes , pelo de animales entre otros puede ser de suma ayuda.

La piel de tu bebé necesita un cuidado especial, es sumamente importante que evalúes su estado constantemente y acudas a consulta con un médico especialista para que te indique el mejor y más adecuado tratamiento según su tipo de piel y necesidad.

 

 

 

Rosa Castro

Dr(a). Rosa Castro

Dermatóloga Pediátrica. Asistente en Servicio de Dermatología del Instituto Nacional del Niño, Clínica Sanna e Internacional.

SOLICITAR CITA