cuidado-de-la-piel-en-el-embarazo
Cuidado de la Piel

Cuidado de la piel en el embarazo

Durante el embarazo el cuerpo se encuentra sometido a múltiples cambios.  La piel, es uno de los órganos que se encuentra totalmente a la merced de la montaña rusa hormonal que se desencadena durante la gestación, entre aumentos, descensos y picos hormonales, nuestra piel se ve afectada pudiendo desencadenar manchas, estrías o celulitis.

Por esta razón, es necesario que tomes en cuenta los siguientes consejos para protegerla durante esta etapa y así evitar daños irreparables, además de un cuidado adecuado que te ayudará a obtener una rápida recuperación.

¿Que cambios podemos experimentar durante el embarazo?

Oleosidad o sequedad en el rostro: Durante el embarazo algunas mujeres observan que la piel del rostro se torna radiante, otras perciben que la oleosidad del rostro aumenta, algunas sienten la piel más seca y deshidratada, incluso algunas mujeres pueden sufrir de acné.  Es normal que nuestra piel experimente cambios secundarios a la acción hormonal, por lo que debemos observar estos cambios y tener una rutina del cuidado de la piel específica para cada necesidad.  La rutina diaria debe comenzar con la limpieza, para pieles delicadas lo ideal es realizarla con syndets o substitutos del jabón y para pieles oleosas con productos que ayuden a reducir el exceso de sebo.  Debemos mantener nuestra piel hidratada, usar texturas cremosas para pieles con tendencia a secarse y texturas más ligeras como serums o geles en las pieles mas grasosas.  Finalmente, nunca debemos de salir de casa sin el protector solar, debemos aplicarlo diariamente y re-aplicarlo cada 2 horas.  Para las mujeres que sufren de brotes de acné, hay tratamientos específicos que pueden mejorar esta condición.  Lo más importante es acudir al dermatólogo para recibir la información adecuada de los compuestos que pueden usarse durante el embarazo y los que están contraindicados.

Manchas en la piel: las zonas más susceptibles a presentar un aumento de la coloración de la piel secundario a cambios hormonales son; las areolas mamarias, axilas, parte interna de los muslos, región inguinal, región infraumbilical y región genital.  Estas áreas retornan a su coloración natural después de la lactancia, cuando las hormonas se estabilizan.   Las pecas o cicatrices también tienden a oscurecerse, la probabilidad de que ocurra este fenómeno es mayor en mujeres de fototipo 3 en adelante.  En el rostro puede aparecer lo que comúnmente se conoce como “máscara del embarazo”, lo que nosotros los dermatólogos llamamos cloasma o melasma.  Estas manchas son de color acastañado y por lo general aparecen en la región malar, supralabial y en la frente.  Lo bueno es que podemos realizar tratamientos con cremas despigmentantes para atenuar las manchas, siempre y cuando sean recomendadas por el dermatólogo.

Estrías: Las estrías ocurren por la rápida distensión abdominal que presenta la piel a medida que la barriguita va creciendo.  Una piel hidratada será menos vulnerable a este fenómeno, pero hay más factores aparte de la hidratación que influyen en la aparición de estrías.  La genética está sumamente involucrada en este fenómeno, si en la familia las estrías son comunes, la probabilidad de tenerlas aumenta.  Lo bueno es que hoy en día hay múltiples tratamientos para tratarlas; laser CO2, microagujas, por lo que ahora las mujeres embarazadas pueden estar tranquilas, disfrutar su embarazo, hidratar muy bien su piel y post embarazo acudir al dermatólogo para ver el abanico de opciones para comenzar el proceso de restauración de la piel.

Celulitis: La aparición o aumento de la celulitis también es común durante el embarazo ya que la circulación y el drenaje linfático también se ven comprometidos.  Es importante alimentarse saludablemente, evitar grasas saturadas y alimentos con alto contenido de azúcar.  Lo ideal es complementar una alimentación balanceada con ejercicios, hay una amplia variedad que las gestantes pueden realizar; trotar, pilates, yoga, natación, baile, etc.  De vez en cuando también se le puede dar cabida a los antojitos, pero siempre a conciencia, recuerden que todo en exceso es malo.

El embarazo trae consigo muchos cambios, lo ideal es conocerlos, informarse, saber diferenciar lo que es normal y lo que no.  Cuando uno está preparado, todo es más fácil y así se puede disfrutar plenamente esta linda etapa que solo las mujeres podemos vivir.

 

 

 

Melani Mcpherson

Dr(a). Melani Mcpherson

Dermatóloga Clínica. Especializada en Dermatología Estética, desórdenes del cuero cabelludo/caída del cabello y Dermatoscopia.

SOLICITAR CITA