afrontando-el-vitiligo
Enfermedades de la Piel

Afrontando el Vitiligo

El vitiligo es una enfermedad de la piel en la que se produce la pérdida de melanocitos. Se caracteriza por la aparición progresiva de manchas blancas producto de la despigmentación.

Esta enfermedad es atribuida a factores genéticos, neurológicos e inmunitarios, aunque el origen de su causa sigue en debate.

El desorden de la pigmentación, puede desencadenarse en cualquier momento de la vida, incluso durante la niñez, y se mantiene durante años si no es tratado. Aunque no se presentan más síntomas ni molestias que los parches blancos, las personas afectadas experimentan ansiedad, depresión y vergüenza por la visibilidad del trastorno, lo que resulta un estigma para el paciente, afectando su calidad de vida.

Tipos de vitiligo

Según la extensión y ubicación del vitiligo, se pueden considerar tres tipos:

Vitiligo focal

La mancha es simétrica, limitada en extensión y número. Suele aparecer en las manos y cara.

Vitiligo segmentario

Se manifiesta solo en un lado del cuerpo.  Generalmente ocurre en la cara y se le asocia con la despigmentación del cabello. Suele aparecer durante la infancia y adolescencia.

 Vitiligo generalizado

Es el tipo más común de vitiligo y se caracteriza por la aparición de múltiples manchas, próximas entre ellas y generalmente simétricas. Aunque puede manifestarse en la piel de todo el cuerpo, las articulaciones de los dedos, codos y rodillas son las áreas más recurrentes para presentarse.

Opciones para tratar el vitíligo

El tratamiento con fármacos dura no menos de 4 meses, por lo cual, muchos pacientes terminan desistiendo. El tratamiento recomendado por el médico dermatólogo deberá considerar las condiciones del paciente y las características de la enfermedad. Veamos cuáles son las opciones:

Tratamientos con fármacos

A veces, es necesario usar más de un medicamento para que, estos, trabajen complementariamente sobre la enfermedad o, incluso, la terapia farmacológica debe ser parte de un tratamiento mixto, siguiendo, adicionalmente, procesos de otro tipo, como el uso del láser.

Los corticoides, usados en este tipo de dolencia, logran controlar la inflamación y pueden usarse por vía oral o ser aplicados en cremas, sobre la zona afectada para recuperar la pigmentación. El tratamiento con fármacos necesita de la perseverancia del paciente, porque es un tratamiento que demanda de varios meses antes de lograr ver una recuperación. El seguimiento del médico dermatólogo es fundamental, para que pueda controlar los posibles efectos secundarios, como el adelgazamiento de la piel.

Para leves manchas en cuello y rostro es común la aplicación de tacrolimús o pimecrolimús, inhibidores de la calcineurina (que incrementa la respuesta inmunitaria) y puede complementarse con tratamiento de luz ultravioleta.

Láser Excimer

El Láser Excimer es una terapia que es aplicada solo en el área afectada. Consiste en la recuperación del pigmento de manera gradual, desde los bordes externos hasta la parte central de la mancha.

El tiempo del tratamiento, dependiendo del tipo de vitíligo (extensión), puede ir desde las seis hasta las 24 sesiones. Cada sesión dura, aproximadamente, de cinco a 15 minutos, pudiendo realizarse tres sesiones por semana.

Cirugía

Cuando nos referimos a la cirugía, hablamos del injerto cutáneo que consiste en el retiro de pequeñas partes de piel sana que luego se injertan o implantan en áreas despigmentadas.

María del Carmen Tello Flores

Dr(a). María del Carmen Tello Flores

SOLICITAR CITA